Portada 2017

image

Estimados colegas, queridos amigos.

Una vez más, en nombre de quienes integramos la Comisión Directiva de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Tandil, tenemos el honor de darles la bienvenida a nuestra querida ciudad para transcurrir al “3er Encuentro Nacional de Obstetricia y Ginecología de las Sierras de Tandil y al 1er Encuentro Nacional de Obstétricas”.

El eslogan que nos acompaña “Centinelas de la Salud para la Mujer de Hoy”  tiene un doble significado.

Para Tandil la palabra Centinela se relaciona directamente con uno de nuestros sitios emblemáticos que tiene su leyenda, que en resumidas cuentas se cuenta así…

Cuando las Sierras de Tandil eran habitadas por los pueblos originarios, la hija del cacique de la tribu local, de nombre Amaike, se destacaba entre sus pares por ser excelente jinete, por su belleza y su extraordinaria habilidad para desplazarse entre los cerros. Virtudes estas que le sirvieron para ayudar a su tribu en la lucha contra el hombre blanco cuando este llegó para apropiarse de sus tierras.

Durante la Campaña del Desierto, el ejército ya había diezmado a su paso otras tribus antes de su llegada a estas tierras; solo algunos pocos “bravos” pudieron escapar, entre ellos uno de nombre Yanquetruz, proveniente de los bajos del Salado. Yanquetruz, que accidentalmente habitaba la zona, al ver en un atardecer a Amaike, que sigilosamente se deslizaba de una piedra a otra espiando el movimiento del blanco, se enamoró perdidamente de ella.

La ayuda que Amaike le daba a su gente preocupó al invasor y luego de varias emboscadas, consiguieron atraparla y llevarla al fuerte. Esa misma noche la bella Amaike logra huir hacia las sierras, con sus manos aún atadas y con tan poca fortuna que en su escape, cae dentro de un manantial y muere ahogada.

Yanquetruz, que desconocía la suerte de su amada, siguió durante mucho tiempo parándose sobre el mismo lugar donde se enamoró de Amaike, hasta que los Dioses conmovidos por el amor que este sentía, decidieron guardar su espíritu dentro de una roca, de forma tal que el día que la indiecita resucitara, pudiera continuar su historia de amor.

Hoy, al mirar el Cerro desde lejos se ve la figura de un CENTINELA que majestuosamente, observa todo su entorno.

Un centinela es un guardia, un vigía que se encuentra emplazado en un puesto de observación estratégico para proteger un lugar, instalaciones o personas, descubriendo cualquier amenaza en las inmediaciones; permitiendo o impidiendo el paso y dando la alarma en caso de ataque o cualquier otra eventualidad.

Esa es nuestra finalidad. A eso nos referimos en el eslogan de nuestro evento. Debemos estar despiertos, atentos, expectantes para poder discernir entre qué son amenazas y qué no lo son. Y de esa manera poder actuar correctamente. Es para eso que nos encontramos en esta ocasión, para poder aumentar nuestros conocimientos y poder así ser buenos centinelas de la salud.

Gracias por acompañarnos y nuevamente bienvenidos.

SOGTA